Blog de anabonaventura

Exégesis

Cómo estudiar la Biblia (exégesis)

Hermenéutica bíblica

Es la hermenéutica aplicada a la Biblia, es decir, la interpretación de la Biblia o exégesis bíblica. También podemos hablar de una explicación o interpretación de algo, generalmente de la obra de un autor o de un texto concreto.

Además de los términos “exégeta” y “hermeneuta”, también se utiliza el término biblista para denominar al experto en las Sagradas Escrituras. ​ El arte de interpretarlas depende de lo adecuado del método utilizado; especialmente el método gramático-histórico, que tiene en cuenta el impacto del contexto sobre el texto.

Hermenéutica y exégesis

La hermenéutica (del griego ερμηνευτική τέχνη [ermeneutiké tejne], ‘interpretar’, ‘traducir’, ‘explicar’), es el conocimiento y arte de la interpretación de los textos, para determinar el significado exacto de las palabras mediante las cuales se ha expresado un pensamientoExégesis (del griego ἐξήγησις [exéguesis], de ἐξηγεομαι [exegueomai], ‘explicar’)2​ implica la interpretación crítica y completa de un texto. La distinción entre exégesis y hermenéutica es muy sutil, pues no son términos que tengan necesariamente un significado diferente; de hecho se utilizan de forma intercambiable en la mayor parte de los casos. Según la intención del que use los términos, se puede dar a “hermenéutica” el rasgo de búsqueda de significados espirituales, y a “exégesis” el de una interpretación bíblica centrada en la literalidad del texto y en la reconstrucción de su significado original en el momento de su redacción;3​ pero también puede darse a entender que “exégesis” sea la explicación de la Biblia y “hermenéutica” el conjunto de reglas que se siguen para llegar a tal explicación

La evidencia de la interpretación bíblica se remonta al propio Antiguo Testamento, donde aparece una de las mejores ilustraciones de este concepto, así como de su práctica: es el caso de Esdras, fiel sacerdote judío que públicamente leía al pueblo “en el libro de la ley de Dios, aclarando e interpretando el sentido para que comprendieran la escritura”. Los judíos que retornaron del cautiverio babilónico hablaban arameo, y se vieron en la necesidad de acceder a los textos que constituían las Sagradas Escrituras de su religión, conocidas como Halajá (la Ley de Moisés), ​ que estaban escritas en hebreo; de modo que los levitas (que cumplían la función sacerdotal) hacían la traducción e interpretación del hebreo al arameo, procurando conservar el sentido correcto de la ley.

En el Nuevo Testamento aparecen numerosos ejemplos de interpretación del Antiguo Testamento: algunas por el propio Jesucristo, al que se requiere explícitamente para ello;​ otras por los redactores de los Evangelios, para encontrar el “cumplimiento de las Escrituras” en los hechos de la vida de Jesús; ​ y otras por los redactores de las Epístolas, para dar orientaciones a las primeras comunidades cristianas.

En el judaísmo encontramos el Midrash como una forma de exposición de la exégesis bíblica del Torá y sus párrafos relacionados con la Ley, que también es un objeto de análisis. La Halajá comprende una exégesis de la Ley escrita. La Agadá es una exégesis de partes del Torá no conectadas a la Ley.

Los 10 tips para hacer una exegesis

1.  Paráfrasis. Es la explicación con las propias palabras del texto seleccionado.

2.  Fecha aproximada del libro que estamos analizando.

3.  Momento histórico. En este análisis se estudia el momento en el que fue escrito el libro, las costumbres y situaciones que podemos llegar a conocer de ese momento histórico. Así como también diferentes influencias culturales y sociológicas.

4.  Estudio Literario. Aquí hay que prestar atención al contexto del texto en sí y al del entorno. El escenario original del pasaje es fundamental para una correcta interpretación de un texto bíblico. La comprensión del escenario enriquece nuestra manera de entender lo que está ocurriendo.

a.  El contexto inmediato del texto en sí se refiere a los versículos/párrafos que preceden y siguen al texto que se está estudiando.

b.  El contexto general se refiere a los párrafos, capítulos e incluso al libro entero en el que está insertado.

5.  Análisis textual. En este análisis, se pretende ampliar el estudio del pasaje seleccionado a través de otras versiones, tales como TLA, NVI, etc…

6.  Análisis del lenguaje. Aquí es necesario resaltar aquellas palabras (sólo de la versión que se eligió estudiar) que más impactan y buscar así su significado. Esto se puede hacer tanto en español como en su lengua original. Es muy útil en este punto, leer Biblias transliteradas, donde podemos leer el idioma original y debajo de cada unidad de pensamiento, la traducción literal.

7.  Destinatarios. Es necesario dentro de toda exégesis, entender a quien está dirigido el escrito puntualmente y cuáles son las posibles motivaciones del autor que lo llevó a escribir las líneas que estamos analizando.

8.  Escritor. En este espacio, podemos investigar más acerca de quien es la persona que fue inspirada por el Espíritu Santo a escribir la epístola o el poema que estamos analizando. Su vocación, estado civil, ministerio, nacionalidad, edad aproximada, eventos sobresalientes de su historia, etc…

9.  Lugar. Si bien no en todos los escritos podemos conocer el lugar donde fue escrito, tal vez podemos analizar cuáles son las señales que indican lugares tales como “El palacio de Nabucodonosor”, “El Monte Sinaí”, “Persia”, “La Isla de Patmos”, etc… Aquí también se puede complementar con datos de la cultura regional de esa época.

10.   Objetivo del autor. Este punto tiene que ver con el objetivo general que se desprende del Libro que estamos analizando.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: